La mayoría de la gente escoge Peñíscola como su destino de vacaciones debido a su excepcional clima y las maravillosas playas y calas que posee. Sin embargo, esta zona cuenta con otros atractivos que muchos desconocen. En esta ocasión, hablaremos sobre uno de sus monumentos más emblemáticos: el castillo de Peñíscola.

Un poco de historia sobre el castillo de Papa Luna en Peñíscola

En esta localidad, justo sobre el peñón que da al mar, se levanta esta impresionante construcción. Sin duda, uno de los símbolos del lugar, tanto por su magnitud como por toda la historia que encierra. Su imponente vista preside este municipio costero.

Para conocer los orígenes de este castillo, debemos remontarnos a finales del siglo XIII y principios del XIV. Fue precisamente entre 1294 y 1307 cuando la orden católica de los Templarios construyó esta fortaleza amurallada sobre una alcazaba árabe antigua. Leer más sobre leyendas templarias del Castillo de Peñíscola.

Esta obra arquitectónica toma como referencia los castillos que esta orden monástica y militar había construido en Tierra Santa durante las cruzadas. De hecho, se trata del mejor ejemplo que podemos encontrar de este tipo de obras. En ese sentido, los entusiastas de la historia y de la arquitectura disfrutarán mucho con cada detalle de su edificación. Aunque, por supuesto, no es necesario saber de estas dos disciplinas para maravillarse con las vistas.

Castillo Peñiscola antes

A lo largo de su perímetro de 230 metros, mezcla el estilo románico con el cisterciense austero. Si lo comparamos con el castillo de Miravet (Tarragona), veremos que ambos edificios guardan muchísimas similitudes. Aunque, este último, es 150 años anterior.

El castillo de Peñíscola ha sido un fiel testigo de los asedios de las tropas inglesas del archiduque Carlos, de la guerra de la Independencia y de las guerras carlistas. Sin embargo, uno de los datos más curiosos que podemos contar sobre él es que ha sido sede pontífica. Un honor del que solo presumen dos enclaves más: el Vaticano y el Palacio de Aviñón.

Esto se lo debemos al Papa aragonés Benedicto XIII de Aviñón, apodado como el Papa Luna. De ahí que esta fortaleza se conozca también como el castillo del Papa Luna de Peñíscola.

El controvertido Papa, famoso, entre otras cosas, por dar lugar a la expresión «mantenerse en sus trece», se trasladó a Peñíscola en el año 1411 tras su excomulgación por Martino V. Permaneció allí hasta su muerte en 1423 y las leyendas afirman que su espíritu vaga por el que fue su hogar durante los últimos años de vida. En su visita, hay que estar atento a las ventanas, pues dicen que le gusta asomarse por ellas. También cuentan que, incluso en el más allá, sigue repitiendo su famosa frase «el verdadero Papa soy yo».

El castillo de Peñíscola en la actualidad

Es normal que, después de leer lo que hemos contado, muchos quieran ser testigos en primera persona de este pedacito de la historia de España. La buena noticia es que los visitantes tienen la oportunidad de recorrer el interior de esta fortaleza, declarada bien de interés cultural desde 1931.

Sin duda, la sensación de pasear entre sus almenas y ver el inconmensurable mar Mediterráneo extendiéndose hasta el infinito es única. Con esta evocadora imagen, no sentirse como Penélope esperando que su amado Ulises volviera de sus luchas o, incluso, como algún personaje de Juego de Tronos en Desembarco del Rey, es imposible. Descubre los lugares donde se grabó Juego de Tronos en Peñíscola.

Castillo Peñiscola ahora

Precio y horario del castillo de Peñíscola

Para visitar esta construcción, hay que tener en cuenta que el horario del Castillo de Peñíscola es diferente dependiendo de la época del año:

  • Horario de invierno (desde el 16 de octubre hasta el Domingo de Ramos): De 10:30 a 17:30.
  • Horario de verano (desde el Domingo de Ramos hasta el 15 de octubre): De 09:30 a 21:30.

Asimismo, el castillo permanece cerrado los siguientes días:

  • 1 de enero.
  • 6 de enero.
  • 9 de septiembre.
  • 9 de octubre.
  • 25 de diciembre.

En cuanto a los precios, la tarifa general es de 5 euros. No obstante, existen reducciones parciales o totales para ciertas personas o grupos. Solamente es necesario visitar la web oficial para conocer si es posible beneficiarse de estas facilidades.

Además de su valor histórico y arquitectónico, en la actualidad, este edificio se ha convertido en el mejor punto de encuentro para multitud de actividades culturales. Festivales de teatro, de música, conciertos, conferencias y mucho más tienen cabida entre sus enormes murallas. Este es el caso de eventos como el Festival Internacional de Música Antigua y Barroca y el Festival de Teatro Clásico, por poner algunos ejemplos.

En cualquier caso, el castillo de Peñíscola es solo uno de los muchísimos encantos que esperan a los turistas en este precioso municipio de la Costa de Azahar. Para descubrirlos todos, te invitamos a venir y alojarte en cualquiera de nuestros maravillosos apartamentos vacacionales. ¡Reserva ya tu alojamiento en Peñíscola!